FORMACIÓN DE LÍNEAS SINTÉTICAS DE CUYES EN EL CENTRO EXPERIMENTAL DEL INIA

COMPARTELO EN ⇨

Una forma de definir un biotipo, una línea o una raza es: “un grupo de individuos cuya composición genética determina que posean características comunes que los distinguen de otros grupos dentro de la misma especie”. 

Las razas sintéticas se forman por el cruzamiento de dos o más razas y luego van siendo perfeccionadas a través de la selección. 

Estas líneas de cuyes formadas en el INIA, son consecuencia de procesos de selección dentro de sistemas de apareamientos dirigidos, con cambios generacionales. Con el cruce de estas líneas pueden obtenerse líneas o razas sintéticas logradas con diferentes tipos de cruzas que se suceden en un sistema de cruzamientos, absorbente, rotativo y alternado.

Durante las décadas del 70 y hasta el 90 se logran grandes avances en mejoramiento genético por selección. A partir del año 2000 después de fijadas las características productivas de las líneas de cuyes en el INIA, se inician los trabajos relativos al cruzamiento (apareamiento entre líneas) y su producto el animal cruzado consolida el concepto de vigor híbrido (heterosis) con la consecuente complementariedad de caracteres. Esto lleva al diseño de sistemas de cruzamientos sistemáticos y a la obtención en forma masiva de las denominadas razas sintéticas como herramienta para aumentar la producción.

Diferentes cruzamientos, permitieron comprobar que los sistemas de cruzamientos entre las líneas eran particularmente aptos en la actividad de cría para contrarrestar y/o complementar características productivas. El vigor híbrido se manifestaba básicamente en la fertilidad y en el crecimiento de los animales y en cuanto a la complementariedad de caracteres deseables, la línea Perú aportaba precocidad para la madurez sexual y calidad carnicera, mientras que las líneas Andina e Inti aportaban, fundamentalmente, fertilidad, prolificidad, adaptabilidad y resistencia al medio.

Cuando originalmente se instaló en el INIA en el año 1966, uno de sus objetivos era el de comprobar la viabilidad de mejorar la especie mediante la evaluación de diferentes técnicas y lograr un significativo aumento de la producción en relación al promedio nacional. En cuanto a la explotación del vigor híbrido y complementariedad de caracteres. 
En la formación de una población compuesta, la composición genética deseada se logra con el empleo de cruzamiento de razas. Para el caso de la especie Cuyes (Cavia porcellus), se utiliza Perú por su capacidad de mejorador, inserta en su progenie precocidad. La línea Andina se caracteriza por su prolificidad y su mayor frecuencia de presentación de gestaciones post partum, estas virtudes le dan la potencialidad de línea materna capaz de levantar los índices productivos. La línea Inti, entra como una línea intermedia seleccionada por las dos características precocidad y prolificidad, con ello se prepara una línea materna que pueda soportar el cruce con una línea rematadora. La proporción de las líneas contribuyentes se mantiene en las generaciones sucesivas por el apareamiento entre si de los compuestos. En las razas compuestas se puede mantener una composición genética constante en el tiempo y progresar genéticamente por selección de machos y hembras.
Los pesos promedios obtenidos en las líneas hasta el 2000 fueron los que se muestran en el cuadro adjunto. A partir de esta base se inicio el trabajo con la progenie machos, que era la que debía salir al mercado en el menor tiempo y con el mayor peso. El peso comercial establecido era de 1 kg. La mayor presencia de granjas comerciales exigía la formación de una línea de cuyes económica, que alcance en promedio 1 cría destetada/hembra empadrada/mes. Esto se conseguía mediante el cruzamiento de líneas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada