Pérdidas de producción debido a enfermedades parasitarias en el cuy

COMPARTELO EN ⇨

Pulgas (Pulex irritans). La infestación de ectoparásitos, particularmente aquellos producidos por pulgas, constituye un problema grave en la explotación de cuyes, habiéndose señalado una prevalencia de hasta 100 por ciento en cuyes de crianza familiar. Igualmente, con frecuencia se informa de brotes de infestación masiva en explotaciones de tipo comercial.

Las pulgas perforan la piel con su aparato bucal, produciendo una acción irritativa local acompañada de intenso prurito. Los animales afectados se tornan intranquilos por el escozor que provocan las pulgas en su acción hematófaga. En casos severos las lesiones pueden infectarse y los cuyes se enflaquecen. Algunos animales pueden desarrollar cuadros severos de dermatitis hipersensible.

Mediante una infestación experimental se midió el efecto producido en el crecimiento y consumo de alimento de cuyes destetados, comparándosele a un lote control libre de infestación. Los resultados de la infestación de Pulex irritans en cuyes muestran la alta susceptibilidad de esta especie a la infestación por estos ectoparásitos. Se observa que a los 15 días del experimento el promedio de la población de pulgas fue de 39, en tanto que al final, el promedio fue de 409, es decir que la población se incrementó 10 veces en 60 días.

Como resultado de la masiva infestación de pulgas, los animales muestran progresivamente gran intranquilidad, rascado continuo, mordeduras en las partes abdominales y frotado contra las paredes de la poza. Se produce perdida del pelo de la cabeza, orejas y cuello, lugar de alta concentración de pulgas. El resto del pelaje del cuerpo se presenta erizado, sucio y con lesiones traumáticas por el rascado. Con el incremento en la infestación de pulgas se observa una disminución en el consumo de alimentos, el suministro de alfalfa verde por animal por día fue de 60 g para ambos grupos, el consumo de concentrado en el grupo infestado fue 37 por ciento menor, en relación al grupo no infestado.

CUADRO 72 Promedio de la población de pulgas (Pulex irritans) en cuyes infestados naturalmente

Tratamiento

Días experimentales

image

El resultado del análisis hematológicos, al final del experimento, evidencia que el principal efecto patológico se debe a los hábitos hematófagos de las pulgas que produjeron una anemia de tipo crónico (macrocíticahipocrómica), siendo los valores de glóbulos rojos, glóbulos blancos, hemoglobina y hematocrito estadísticamente significativos entre ambos grupos.

La repercusión de la infestación de pulgas en la producción de cuyes se puede observar en las ganancias diaria de peso, que fue mayor en el grupo no infestado (6,65 g), obteniéndose al final del experimento una diferencia de 134 g a favor del grupo no infestado.

Delmanisus (Dermanyssus gallinae). La crianza de cuyes soporta infestaciones agudas o crónicas de Dermanyssus gallinae, conocido como «chuchuy» o «arañita roja». Este caro es especifico de las gallináceas, actualmente convertido en parásito endémico de la crianza de cuyes tanto a nivel familiar como comercial. Los efectos que producen las infestaciones generan intranquilidad en los animales adultos y mortalidad en casos de infestaciones severas de animales jóvenes. Estos efectos se traducen en pérdidas económicas.

Los cuyes machos destetados se alimentaron con mezcla de rye grass (Lolium multiflorum) y trébol blanco (Trifolium repens), suministrada en forma restringida más un concentrado comercial y agua ad libitum. Los cuyes fueron infestados naturalmente con Dermanyssus gallinae (grado de infestación media de 1 500 ácaros por animal promedio), del grupo control fueron tratados con deltametrina (Butox al 2 por ciento) al inicio y después de cuatro semanas de evaluación.

Se encontró diferencia estadística significativa para incremento de pesos favorable para los cuyes libres de «chuchuy», así como también para las lecturas de glóbulos rojos. En cambio, el rendimiento de carcaza fue similar para ambos tratamientos (Florian, 1995).

Distomatosis o distoma hepático. El endoparásito que genera grandes pérdidas es la Fasciola hepatica. Para evaluar el efecto de diferentes grados de infestación con distoma hepático en cuyes, se inoculó con metacercarias a cuyes destetados y desparasitados contra ende y ectoparásitos. Todos los animales recibían una alimentación de concentrado ad libitum (14,5 por ciento de proteína), alfalfa fresca suministrada restringida, y agua a voluntad.

Durante 11 semanas se evalúa el crecimiento de cuyes infestados con metacercaria. La infestación con menor carga (13 metacercarias) y mayor carga (20 metacercarias) fueron comparados con los cuyes no infestados, estos últimos mantuvieron un buen crecimiento y se mostraban vigorosos.

CUADRO 73 Pesos, consumos de alimento y valores ematológicos en cuyes infestados y no infestados con pulgas (Pulex irritans)

image

Fuente: Leguía, 1995.

CUADRO 74 Pesos, rendimientos de carcaza y análisis hematológicos en cuyes infestados y no infestados con Dermanyssus gallinae

Observaciones

image

Fuente: Florian, 1995.

El grupo de menor carga, desarrolló cuadro clínico subagudo y crónico de la enfermedad, similar a lo observado en vacunos y ovinos. Se logró sobrevivencia hasta la 10a semana. Los análisis de sangre mostraron eosinofilia, pero no se observó anemia. Los análisis de heces fueron positivos a huevos de Fasciola hepatica a la 8a semana post-inoculación. Se observó abdomen dilatado, pelo erizado, anorexia y decaimiento marcado a partir de la 9a semana post-inoculación. A la necropsia de los animales muertos, se recuperaron de 5 a 12 distomas, con longitudes de 9 a 25 mm. Los hígados estaban endurados, amarillentos, con necrosis, exudado fibrinoso, abscesos, pseudomembranas y conductos biliares dilatados. Los cortes histológicos del hígado de un animal que murió a la 9a semana post-inoculación mostraron degeneración grasa difusa, marcada dilatación y proliferación de conductos biliares acompañados de fibroplasia, eosinófilos y neutrófilos que invaden el parénquima hepático. La fibrosis y necrosis fue observada.

El grupo de mayor carga desarrolló síntomas clínicos similares a los observados en ovinos en la forma subaguda. Los análisis de sangre a la 2a semana post-inoculación indicaron, mediante el cambio en el valor de AST, daño hepático severo y eosinofilia. Todos los animales murieron antes de la 6a semana post-inoculación mostrando decaimiento, anorexia, abdomen dilatado, pelo erizado. El abdomen contenía líquido serosanguinolento. Del hígado se recuperaron de 13 a 15 distomas juveniles con longitudes de 4 a 7 mm. El hígado mostró abscesos principalmente en el lóbulo caudado y lateral izquierdo, y petequias en la superficie. Los análisis de heces fueron negativos.

La ganancia de peso en el grupo control fue de 48,4 g por semana, comparado con 31,4 g del grupo con menor inoculación y -38 g en el grupo con inoculación mayor. Tomando en cuenta las cargas inoculadas y los pesos semanales alcanzados se obtuvo una curva de regresión cuadrática que indica que cuando se inoculan cinco metacercarias la ganancia de peso se reduciría a 28 g de peso por semana, pero cuando se inoculan 10, 15 o 20 se perdería 30, 64 y 97 g por semana, respectivamente, produciendo la muerte (Levano, 1994).

Control de enfermedades parasitarias

Evaluación de métodos tradicionales en el control de enfermedades parasitarias en cuyes. El alto costo de los fármacos recomendados para el control de parásitos en cuyes, imposibilitan la adopción de tecnologías tendentes a mejorar las condiciones sanitarias de explotaciones con el sistema de crianza familiar. Los pequeños productores de cuyes utilizan una serie de productos tradicionales, de fácil acceso y bajo costo, para el control de enfermedades en sus criaderos. Actualmente se desconocen las dosis más efectivas y de menor riesgo, por lo que se viene investigando a fin de recuperar tecnologías tradicionales para el control de parásitos en cuyes.

Con este propósito se evaluaron extractos líquidos de ajo (Allium sativum), molle (Schinus molle), hierbabuena (Mentha arvensis) y ruda (Ruta graveolens). Se utilizaron 60 cuyes machos de 3,5 meses de edad, distribuidos en 5 lotes de 12 animales. Cuatro fueron infestados con la paraspirodera y el trichuris, y al quinto se lo mantuvo como control. Los lotes infestados fueron tratados con diferentes dosis de extracto liquido de las plantas antes mencionadas.

La efectividad de los tratamientos se determinó mediante análisis coprológicos antes y después de 24,48, 72 y 96 horas de dosificación. Para determinar la evolución de las cargas parasitarias residuales se hicieron, posteriormente, controles coprológicos a los 7,14, 21 y 28 días. El grado de lesiones causadas por los parásitos se observó en la necropsia del 50 por ciento de los animales tratados.

Del análisis de los resultados se concluyó lo siguiente:

    · las dosis de 2,25 a 22,5 ml de extracto líquido de molle por kilogramo de peso vivo, no mostraron evidencia estadística que permitiera inferir que dichas dosis controlen las infestaciones de la paraspirodera y el trichuris;

    · las dosis de 0,14 a 0,84 ml de extracto líquido de ruda por kilogramo de peso vivo, dieron como respuesta la ecuación Y = 31,449 + 5,155X, con una efectividad entre el 39,1 y el 66,3 por ciento, respectivamente;

    · las dosis de 0,5 a 2,0 ml de extracto liquido de hierba buena por kilogramo de peso vivo, controlaron la paraspirodera y el trichuris con una fluctuación entre el 34,6 y el 44,3 por ciento, respectivamente; la efectividad de las dosis de 2,5 y 3,0 ml fue del 64,3 y el 72,3 por ciento, respectivamente;

    · las dosis de 0,17 a 1,75 ml de extracto líquido de ajo por kilogramo de peso vivo, dieron como respuesta la ecuación Y = 31,136 + 2,479X1 + 0,208X2 con una efectividad entre el 31,5 y el 83,7 por ciento; las dosis de 0,17 y 0,35 mostraron similar respuesta (31,5 y 34,3 por ciento, respectivamente).

Figura 5 Efectividad de la dosificación con ajo, hierba buena y ruda sobre la Paraspirodera uncinata en cuyes

Evaluación de la ciromazina (Larbadex) en el control de pulgas en cuyes. El presente estudio fue realizado con la finalidad de evaluar la ciromazina (Larbadex) en el control de pulgas. Se utilizaron 100 cuyes infestados naturalmente, divididos en dos grupos: G1 (recría) y G2 (empadre), determinando previamente el grado de infestación. El experimento tuvo una duración de 10 semanas y se realizaron 5 diferentes tratamientos, con una repetición para cada grupo: Larvadex cama (T-1) Larvadex alimento (T-2); Larvadex cama y alimento (T-3); Larvadex cama y baño (T-4); Larvadex alimento y baño (T-5). En el tratamiento de Larvadex cama se espolvoreó Larvadex cada 3 días; en el de Larvadex alimento se introdujo en proporción de 5 ppm y se realizaron baños cada 3 semanas con deltametrina (Butox), y se realizaron conteos cada 2 semanas.

Al final del trabajo se realizó un conten total de pulgas y finalmente se observó un 100 por ciento de eficacia para los tratamientos 4 y 5, tanto para empadre como recría en la erradicación total de pulgas en cuyes. Fue seguido como eficacia por el tratamiento 3 (99 por ciento), para empadre y recría, y después por el tratamiento 1: 96 por ciento para empadre y 98 por ciento para recría; el tratamiento 2 dio el 60 por ciento para empadre y el 90 por ciento para recría. Por lo que se concluyó que los tratamientos 4 y 5 son los más eficientes para la erradicación de pulgas en cuyes (Sevilla, 1994).

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada