Una microempresa vende cuyes en la Administración Quitumbe

COMPARTELO EN ⇨
En el proyecto trabajan 28 personas. Por medio de un cronograma se turnan para vender el plato típico en las instalaciones de la Administración Zonal.

El dinero y la falta de un empleo eran las preocupaciones que Magdalena Chango, 64 años, tenía todos los días, hasta hace tres años. Por esa razón, se dedicó a golpear puertas para realizar todo tipo de actividades, pero por su edad ya no le daban empleo.

Fue así que en 2006, esta moradora del barrio San Marcelo ingresó a uno de los proyectos de producción y comercialización que impulsa la Administración Zonal Quitumbe.

Chango, al igual que los otros 27 socios, tiene una unidad de producción de estos animales en la terraza de su vivienda. Allí les da balanceado y se ocupa de ellos en los días en que no va a la administración.

Los 28 trabajadores de Pro Cuy tienen un cronograma de trabajo, en el que se basan para organizarse. Uno de ellos va por día a la Administración, mientras los demás se quedan en los criaderos o sembrando alfalfa .

La siembra de esta planta se realiza utilizando los desechos de los cuyes como abono orgánico. Cuando Chango va a vender los cuyes en la Administración, utiliza delantal y sombrero blancos con el logotipo de la microempresa. Instala una pequeña carpa azul en el patio, a las 08:00, y coloca varias mesas blancas.

Estas -dice- son para que se sienten los comensales. “Si quieren pueden comprar cuartos de cuy o el cuy entero, cuestan USD 3,50 y 14, respectivamente ”.

Afuera de la carpa, en un asadero giratorio están dando la vuelta entre dos y tres cuyes. Chango dice que hasta el mediodía ya no hay ningún cuy asándose. “Casi todos los días que vengo vendo entre ocho y 10”.

Pero para que su venta sea efectiva, ella asegura que se necesitan mucho sacrificio y dedicación. Mientras sirve uno de estos platos típicos, cuenta que se levanta a las 05:00 para pelar las papas y cocinar la sarza que acompaña al cuy.

El día anterior pela los animales en su patio y los tiene adobados para que tengan un buen sabor. En muchas ocasiones la acompañan miembros de su familia para ayudarle a cargar las ollas y todo el material necesario para la jornada de trabajo.

Aracely Jiménez, responsable del departamento de Desarrollo Humano Sustentable de Quitumbe, dice que este proyecto tiene el apoyo de la Administración en varios campos. Por ejemplo, para la producción de los cuyes, los miembros de la microempresa tienen la asesoría de una ingeniera agropecuaria.

Otros proyectos

La Administración
Zonal se ocupa de distintos proyectos hasta que se independicen. Actualmente tienen un proyecto de plantas ornamentales y de venta de huevos de codorniz.
En el proyecto de plantas ornamentales trabajan 10 personas que, por temporada, se encuentran es sus invernaderos en Chillogallo, en el sur.
La venta de huevos de codorniz es un plan que se ejecutará con niños de una escuela.
Pro Cuy es el nombre que 28 personas, residentes de San Antonio y San Marcelo, en el sur de la urbe, le dieron a la microempresa. En esta se crían cuyes para venderlos como plato típico, en las ferias o en las instalaciones de la administración zonal.

Además, les ayudan a conseguir espacio dentro de las ferias para que se promocionen. Es así que Chango logra obtener al mes alrededor de USD 200 para llevar el pan a la mesa de su casa.

Fuente: elcomercio.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada