AVANCES EN NUTRICION Y ALIMENTACION DE CUYES

COMPARTELO EN ⇨
I. INTRODUCCION
En el presente documento se expone el estado actual y los nuevos hallazgos en la nutrición
y alimentación de cuyes mejorados. En los últimos 10 años el desarrollo de la investigación
liderado por especialistas, con el auspicio del Programa de Investigación y Proyección
Social en Alimentos de la Facultad de Zootecnia, en alianza estratégica con el Programa de
Crianzas Familiares del Instituto de Innovación Agraria ( INIA ), la Granja Cieneguilla del
Programa de Investigación y Proyección Social en Carnes , y la participación de los
productores han permitido aclarar los diversos factores que afectan y modifican las
necesidades de nutrientes, y el manejo alimentario en las diferentes etapas de su crecimiento
y reproducción, entre ellos: 1) la constante selección para conseguir cuyes de tipo carne y de
crecimiento más rápido, 2) la tendencia a la alimentación exclusiva con alimentos
balanceados, 3) la tendencia hacía la crianza en jaulas, 4) los resultados del valor nutritivo
de los ingredientes alimenticios, 5 ) los cambios del medio ambiente en las granjas, 6) el
aumento de enfermedades de nivel subclínico, 7 ) el aumento de las condiciones de estrés, 8 )
los nuevos mercados para la carne.
Los resultados de investigaciones han permitido el diseño de alimentos balanceados en las
diferentes fases de alimentación, para ser utilizados con forraje verde o excluyendo de su
alimentación; cuyo aporte en nutrientes responda las exigencias nutricionales que su
potencial genético exige. Se han evaluado las necesidades de proteína y aminoácidos, fibra, y
energía digestible. Así como el valor nutritivo de los ingredientes, entre ellos los
subproductos de la agricultura y agroindustria, el consumo, utilización biológica, la calidad y
las recomendaciones de uso.
Las recomendaciones sobre los estándares de nutrientes, se han determinado a través de
ensayos de alimentación, en los que se suministraron a diferentes lotes de animales
mejorados, las dietas en estudio en la forma física de pelets como único alimento con aporte
adecuado de vitamina C, deduciendo las necesidades de los distintos nutrientes a partir de la
composición del alimento que produce la respuesta óptima, y verificando el comportamiento
productivo a nivel de granjas comerciales. Se utilizó las normas de NRC (1995) como patrón
de referencia (Cuadro 1).

II. PROTEINA Y AMINOÁCIDOS
El nivel de proteína establecido en 18% en las normas de NRC (1995), es adecuado para los
animales en crecimiento, cuando se tiene un equilibrio entre los aminoácidos y la energía.
Milla (2004), evaluando dietas en harina con aportes de 12, 15, 18 y 20% de proteína, y 2.8
Mcal. ED/Kg., encontró diferencias significativas en menor crecimiento, en los grupos de
animales que recibieron las dietas con 12 y 15% de proteína (6.3, 6.8, 8.1, y 9.3 g/cuy/día,
respectivamente). Evaluaciones recientes realizados por Torres et al. (2006), con dietas
peletizadas (4x10mm) de 15 y 18% de proteína con niveles de 2.8 y 3.0 Mcal de ED/Kg de
alimento, encontraron mayores ganancias de peso en los animales que recibieron las dietas
de 18% de proteína, en ambos niveles de energía (Cuadro 2). El nivel de 15% fue
insuficiente para promover una adecuada tasa de crecimiento, debido a un menor aporte de
aminoácidos y su relación con la energía digestible (energía digestible/ proteína de 18 a 20),
valores que son mayores a los reportados por NRC (1995), Remigio et al. (2006),
Airahuacho et al. (2007), Garibay et al. (2008), Tenorio et al. (2008), con rangos más
estrechos de 15 a 17.
El incremento en el nivel de proteína en la fase de lactantes, mejora el peso al destete, al
respecto Vergara y Remigio (2006), evaluando dietas de inicio (20% de pt, y 3.0 Mcal
ED/Kg.), en comparación a dietas de crecimiento (18% de Proteína y 2.8 Mcal ED/ Kg. de
alimento), suministrados hasta las cinco semanas de edad (tres semanas post- destete),
encontraron mayores ganancias de peso y mejor conversión del alimento en los animales que
recibieron el alimento de inicio (Cuadro 3). En comparación con las evaluaciones realizadas
por tenorio et al. (2008), utilizando dietas de inicio de 20% de proteína y 3.0 Mcal de ED /
Kg. y de crecimiento de 18% de proteína y 2.8 Mcal ED / Kg. de alimentó encontró mejor
respuesta en crecimiento y conversión de alimento.
En la etapa final del proceso de crecimiento, después de las 8 semanas, la reducción de la
proteína (17% de pt, 2.7 ED/Kg.), no afectó la ganancia de peso, conversión de alimento, ni
el rendimiento de carcasa ( Garibay et al, 2008; Tenorio et al 2008),
La producción de leche en la reproductora en lactación y el contenido de proteína de la
misma, son determinantes en el incremento en las necesidades de proteína. Así Remigio et
al (2007), encontró mayor respuesta en el peso total de la camada al destete, cuando se
incrementó el nivel de proteína de 18 a 20%. El nivel de proteína de 18% para las
reproductoras en gestación permite un comportamiento normal en esta etapa, durante el
período largo de gestación.
Las necesidades de los aminoácidos lisina y los azufrados metionina más cistina
establecidos por NRC ( 1995 ) para el cuy de crecimiento normal, fueron evaluados por
Remigio et al (2006 ) , utilizando las facilidades del Programa de Crianzas Familiares del
INIA, con animales machos mejorados en crecimiento, los resultados ( cuadro 4 ) indican
que el nivel establecido por NRC (1995 ) para metionina más cistina de 0.60% ( 3.3% del
nivel de proteína), no es suficiente para promover el mayor crecimiento , siendo necesario
incrementar el nivel en 15%, a 0.70%(3.9% de la pt) . Así también se encontró una mejor
respuesta cuando la relación de aminoácidos azufrados y lisina es de 90%. El nivel de lisina
establecido por NRC (1995), permite un crecimiento adecuado.

Leer mas Aqui

Fuente: Lamolina.edu.pe

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada